lunes, 11 de diciembre de 2017

LA CIENCIA, LA POESÍA...




La ciencia comunica al ser humano con los afueras; la poesía, con él mismo. La ciencia interroga el mundo exterior desde leyes que –suponemos- lo rigen; la poesía, desde valoraciones y comprensiones subjetivamente humanas. Las respuestas de la ciencia son exactas e inapelables pero solo aquí y solo ahora; las de la poesía, son atemporales.

lunes, 4 de diciembre de 2017

ES NECESARIO...


Es necesario haber recorrido muchos infiernos hasta poder identificar el cielo que nos pertenece o nos merecemos.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Valéry decía...

Valéry decía que el arte, en su raíz más pura, era un medio por el cual el hombre aprendía a “mirarse vivir, a darse un valor”. Mirarse vivir: entenderse y valorarse a sí mismo haciéndolo: esfuerzo capaz de dar un sentido de esencial finalidad a la vida. Rilke, por su parte, comentó alguna vez que ciertos comportamientos y decisiones humanos eran “capaces de eternidad”. Existe esa “capacidad de eternidad” en la apuesta por la vida que es todo acto creador. Y ella está presente también, sin duda, en el propósito de un ser humano para dotar de un sentido de legitimidad a su propia historia, o, simplemente, para agradecerle a la vida eso que ésta le llevó a entender.